En 2011 se inicia la restauración de los órganos

La viceconsejera de Cultura, Concha Guerra, visitó la Iglesia de San Antonio de los Alemanes de Madrid, que acoge el último órgano histórico rehabilitado para salvarlo del deterioro y que recupere su función musical. Ya se ha abordado la restauración de ocho instrumentos.

 

Desde 2005, el Gobierno regional ha puesto en marcha la recuperación de ocho de estos instrumentos, de los cuales cinco ya están rehabilitados y un sexto está en pleno proceso. Los cinco finalizados se encuentran en las iglesias de Nuestra Señora de la Asunción de Valdemoro; Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro; Nuestra Señora de los Ángeles; La Concepción de Nuestra Señora, y San Antonio de los Alemanes. Además, ya se ha llevado a cabo el desmontaje del órgano de la Iglesia Parroquial de Santa Bárbara (antiguas Salesas Reales).

En 2011, dentro del Plan de Recuperación de Órganos Históricos, se iniciarán los trabajos de restauración del órgano de la Iglesia de San Pedro el Viejo, en Madrid y del de la Iglesia de Santiago Apóstol, en Villa del Prado, con una inversión de 160.000 euros. La inversión efectuada desde 2005 es de 800.000 euros.

 

Órgano de San Antonio de los Alemanes

La iglesia de San Antonio de los Alemanes (antes conocida como San Antonio de los Portugueses) está situada en el chaflán que forman las calles Corredera Baja de San Pablo y la calle Puebla. Es obra del arquitecto Juan Gómez de Mora y aparece en el plano de Teixeira de 1656. Austeridad exterior y riqueza interior es lo que podría definir esta joya arquitectónica del barroco madrileño que alberga un conjunto excepcional de pinturas murales de Carreño Miranda, Francisco Rizzi y Lucas Jordán.

El actual órgano, que ocupa una habitación contigua al templo, es sucesor de otros instrumentos anteriores, de los que con seguridad se sabe fueron dos desde la construcción del templo en 1630. El órgano se puede adscribir al estilo romántico francés, según la interpretación de la casa organera vasca Eleizgaray & Cía de Azpeitia, quien lo construyó en 1923. El órgano posee dos teclados manuales y un pedalero. Está dotado de 14 registros, y se alberga dentro un mueble en madera de pino de líneas clasicistas.